De las personas que he conocido, de las más receptivas y dentro de sus cabales, todo un orate.

Con la cocina como su escape a todas esas historias de negocios propios, entre fierros y autos, y una vida de 50 con tan solo unos 30 años y fugitivo tres veces de su casa, les presento a éste simpático, conversador y siempre sonriente huanuqueño, Gian Carlo Manzano.

¿QUÉ TE TRAJO AL RUBRO DE LA GASTRONOMÍA?

Desde niño andaba metido en la cocina y aunque a temprana edad quise estudiarla, era una educación muy costosa.

Para llegar tuve que estudiar hotelería durante 3 años, en Huampaní, en un internado del cual sal’ia cada 15 días.

¿QUÉ TE GUSTA DE TU CARRERA?

Todo. El movimiento. El respeto por cada cosa. Me volví cocinero porque no puedes mentir, no puedes engañar con lo que das, hasta para engañar hay que conocer de todo.

¿LA COCINA RECONFORTA? ¿TE TRAE RECUERDOS?

La Pachamanca me lleva a mi niñez. Sofreír cebolla y moles en batán el kión con el ajo me recuerda a mi madre y me traslada a Huanuco.

¿CÓMO ENTRASTE A NUEVO PACHACUTEC?

Terminé de estudiar hotelería y conseguí trabajo como jefe de cocina en el restaurante Palermo, trabaje de bartender, tomaba las concesiones de colegios y el comedor del Liceo Naval.

Todo esto para reunir dinero para estudiar en Le Courdon Bleu, pero apareció Pachacutec.

Con 26 años, próximos a convertirse en 27, y siendo el límite de edad 25 años y una norma difícil de cambiar. Es ahí cuando aparece Flor (una de las razones de su vida) y habla con Gastón además de algunas otras personas que intercedieron por mí.

¿QUÉ PIENSA FLOR?

Que es un capricho. Aunque estar en Pachacutec me ayudó a sobrellevar su enfermedad y el tener que ver sufrir a su hijo tan pequeño aún.

¿CUÁL ES EL PROBLEMA CON LOS ESTUDIANTES DE COCINA?

Es que la carrera se ha vuelto una moda. Deberían mandar a los chicos que están en sus últimos años de estudio escolar, a practicar a una cocina para que conozcan la realidad de este mundo.

¿CÓMO ES LA COCINA EN EL PERÚ?

Es lo único que nos hace sentir orgullosos. Sobresalimos con nuestra cocina. Además la cocina habla de ti como persona, de cómo es tu casa.

¿QUÉ ES LO MÁS LOCO QUE HAS VISTO EN UNA COCINA?

Los conceptos de aires y espumas. Y “canevo”, un fileteador del restaurante donde trabajo.

¿CÓMO DEBE SER UN BUEN COCINERO?

Honesto con los productos, como persona, con la familia.

Como un chef que debe ser organizado. Mueve a su gente y supervisa su trabajo. Es honesto. Se fija en detalles, porque ya recorrió toda su cocina y la conoce bien.

TU PLATO FAVORITO

La Pachamanca

DESCRIBETE

Risueño aunque anda serio y con cara de malo. Me desprendo fácilmente de las cosas y he aprendido a ser paciente, detesto la bulla.

A veces impulsivo, de mal carácter y nada diplomático.

No sé decir las cosas en el momento correcto.

No me gusta la sopa fría.

Soy buen padre aunque no tan buen esposo.

¿TU PASIÓN?

Los autos y la cocina. Si no fuese cocinero, sería mecánico y construiría autos o quizás sembraría en la sierra.

¿QUÉ VES MÁS ALLA?

Negocio propio. Encantado con la cocina, aunque solo tenga 3 soles en el bolsillo. Y me gustaría viajar y conocer nuevos sabores.