Piensa bien la respuesta: ¿Probarías sashimi de pez globo, sabiendo que podrías morir asfixiado en menos de un minuto si no fue bien manipulado?

Durante la Era Tokugawa (1603-1868) y la Era Meiji (1867-1912) fue prohibido su consumo, y hasta el día de hoy el emperador, se le está terminantemente prohibido el pez globo en cualquier presentación.

 

 

MANUAL DE INSTRUCCIÓN DEL PEZ GLOBO

Perteneciente a la familia de los Tetraodontidae, el pez globo suele ser un individuo solitario que habita los arrecifes de coral.

Se conocen poco más de 150 especies. Pero entre aquellas que son aptas para el consumo humano, la más letal es el “tora fugu” o el pez globo tigre.

Cuando un pez globo se siente amenazado o se encuentra apresado, su mecanismo de defensa lo lleva a tragar tanta agua sea posible para aumentar su volumen, hasta convertirse en una pelota.

Esto hace que sea casi imposible para otros peces, atraparlo o morderlo.

Según la especie, la dieta puede constar de algas, moluscos, invertebrados y crustáceos.

¿UN RECUERDITO?

El mayor predador de esta singular especie es el hombre.

Muy aparte de considerarlo una exquisitez en la culinaria japonesa, lo utilizan como un souvenir o un recuerdo.

No hacen falta muchos procedimientos para ello, solo se saca del agua y automáticamente el pez se infla tragando aire como otro medio de defensa y al ser capaces de mantener esa forma se le deja secar al sol para que conserve la forma redonda.

 

LA TOXINA

Toda la familia de los peces globo tiene una toxina conocida como Tetradotoxina, esta toxina paraliza los músculos de la victima que se encuentra totalmente consciente y que finalmente muere por asfixia.

El único modo de contrarrestar los efecto del veneno es dándole apoyo al sistema respiratorio y circulatorio hasta que el efecto desaparezca, o un lavado gástrico y la ingestión de carbón activo para absorber la toxina.

La cantidad de esta toxina que se encuentra en un solo pez es capaz de matar a 30 personas.

Los órganos en donde hay más concentración de la toxina es en el hígado, los ovarios, los testículos y la piel; quedando los dos primeros vetados para el consumo.

Luego de la Segunda Guerra Mundial, luego que mendigos murieran tras ingerir las vísceras de fugu que encontraban en la basura, a los restaurantes se les exige el almacenaje de las vísceras en contenedores especiales sellados y bajo llave, para luego incinerarlos como residuos peligrosos.

Se han realizado estudios en donde esta toxina es utilizada como analgésico en pacientes con cáncer terminal.

LETAL DELICATESSEN

En Japón, se le conoce como FUGU, siendo ésta, una palabra compuesta que sugiere “buena suerte”. Todo cocinero de fugu tiene un fugu hiki que es un cuchillo especial para manipular a este pescado y se rigen por una máxima: “no arriesgarse nunca”.

Shimonoseki es un puerto con unos 300 mil habitantes y es donde se concentra la mayor parte de la actividad pesquera del fugu. La pesca es únicamente de 6 meses de setiembre a marzo.

Cuentan con una escuela, desde 1858, donde se les entrena a los cocineros del fugu por los menos unos 3 años y en donde un escaso 25 o 35% pasa el examen oficial.

Una experiencia total de fugu puede llegar a costar hasta 300 euros o US$420, dependerá de la temporada del año, en invierno es la mejor época para comerlo.

Consistirá en:

  • “Fugu sashi” o “tessa”, sashimi de fugu casi transparente y disponerse en el plato reproduciendo a un crisantemo, siendo ésta símbolo de muerte para los japoneses.
  • “Fugu no karage”, trozos de pescado frito.
  • “Fugu chiri” o “tetchiri”, hervido con vegetales.

Si variedad es lo que se quiere:

  • “Shirako”, son las huevas blandas del pez, es una de las mas populares y lo suelen asar a la parrilla y servirse con sal.
  • “Yubiki”, en ensalada, retirandole las puas.
  • Y como todo japones, en encurtido, que permite consumir las partes venenosas del fugu, no se tiene certeza de los métodos que utilizan, pero se sabe que el proceso incluye una maceracion larga en sake y sal, por lo menos de 3 años.

¿CUANTOS?

Según la Oficina de Bienestar Social y Salud Publica de Tokio, de 20 a 44 incidentes de envenenamiento por fugu se han dado entre 1993 y 2006, un solo incidente puede involucrar a varios comensales. Cada año se dan entre 34 y 64 hospitalizaciones y de 0 a 6 muertes.

Durante estos años, sólo uno de los decesos se dio en un restaurante.

SABIENDO TODO ESTO, ¿PROBAMOS?