(La Directora de Pachacutec)

Con sangre norteña, pero barranquina de corazón y con “Aventura” como su segundo nombre, a Rocío no hay que ni quien la detenga ni mucho menos la amilane, aunque a veces parezca algo distraída.

Cualquiera que tuvo, tiene o tenga el placer de conocerla, me dará la razón cuando digo que es una mujer con determinación y que por sobre todo te inspira confianza y además te alienta a realizar tus metas. Ni si quiera el cielo es el limite para ella.

Comienza su año en el verano, en su hostal familiar en las playas de Punta Negra, de la mano con su jugosa y prometedora marca “Hamburgruesas” con la salvedad de que cada una es de 200 gramos. Más los próximos 9 a 10 meses del año que se lo dedica a la dirección del Instituto Nuevo Pachacutec de la mano de Gastón Acurio, junto con la organización de la imponente feria Mistura; esta grandiosa y emprendedora mujer no olvida la bendición de ser madre y esposa.

¿Como lo hace?

Ni porque la tertulia con ella fue excepcionalmente extraordinaria y enriquecedora, pude descifrar su secreto.

Solo sé que con su sonrisa que te invita a conversar y con el interés de conocer a las personas y al mundo que llevan en los hombros, a ésta mujer con su BlackBerry en mano, nadie la detiene.

¿CÓMO LLEGASTE A PACHACUTEC?

Por una amiga. Llegó un momento en que sentía que ya quería cambiar de rumbo, me sentía atada. Y empecé a mandar mi currículum a mis amigos, si sabían de algo me avisarían.

Me olvidé por completo de todo eso, porque a veces te da por momentos hasta que finalmente te decides en tomar la decisión, hasta que mi amiga me llama un día para saber si aun estaba interesada en cambiar de aires y me propone el proyecto de Pachacutec.

Fue una locura. Cuando ella me habló de este trabajo no me dijo que era con Gastón, simplemente me dijo que era un trabajo y que mandara mi currículum. Para ese entonces creo que todo confabuló para que se diera el proyecto en mis manos.

Y como estaba con mucho trabajo, no le tomé mucha importancia. Fue entonces cuando esta amiga me llama como 5 veces para reclamarme que no lo había mandado, hasta que me sentí mal por lo preocupada que estaba ella y por lo dejada que estaba con este tema.

Me dio un teléfono, me presenté y le envié mi curriculum. Me entrevisté el mismo día, aun si saber que era para Gastón. Y al día siguiente, me llaman para decirme que había sido seleccionada.

A veces soy bien desubicada, me dijeron que era en el Callao, pero en ningún momento me imaginé que el sitio iba a quedar tan lejos. Al comienzo si me chocó un poco, porque yo venía de trabajar en otro tipo de filosofía; hasta la forma de vestirme, iba con pantalón y tacos, y terminé en jeans y Caterpilar.

Y es ahí cuando me pregunto si valía la pena haber renunciado al antiguo trabajo, que quedaba cerca de mi casa, el nuevo local estaba “super”. Pero después en un momento me dije “si estoy aquí, Dios sabrá porque me trajo” y eso me tranquilizó bastante.

A mi siempre me ha gustado los retos y el riesgo, meterme en cualquier cosa que se que lo puedo alcanzar, pero no me da miedo. Hay muchas cosas que ahora digo: “¿como hice eso?”, como por ejemplo el hecho de haberme metido como diseñadora cuando esta carrera la había dejada olvidada hace muchos años atrás y aun así lo hice.

Yo entré a formar todo lo que era Pachacutec, los trámites en el Ministerio de Educación para que tenga el Titulo a Nombre de la Nación, armar curriculas, de profesores, de syllabus. Empezar de cero.

¿TE IMAGINABAS COMO DIRECTORA?

No. Para mi los cargos no es que no importen, pero no soy de estatus. Pienso que el cargo te lo ganas tu mismo, eso no quiere decir que no seas ambicioso. Solo no le doy mucha importancia a eso.

¿QUÉ SE NECESITA PARA ENTRAR A PACHACUTEC?

Tener pasión por la cocina, tener el concepto que nosotros manejamos dentro de la organización de Mistura. Una persona que se entregue por su trabajo, por la cocina y que piense que con un buen trabajo que pueda realizar esta poniendo un grano de arena para que la gastronomía salga adelante. No es solo una persona que esta en esta lucha, somos todos juntos.

Esto implica tener un cambio total, en el trabajo o en la familia. Hay muchos chicos que llegan a Pachacutec y que de repente sus padres no han terminado el colegio y al ver que su hijo esta progresando, sus hermanos no van a querer quedarse estancados, van a querer estudiar y crecer.

Eso es lo que generalmente veo cuando entrevisto a los chicos para que postulen, además de ver que sean responsables, que sean puntuales, que tengan entrega y que sea un guerrero que no se amilane por nada.

¿CÓMO SON LOS ALUMNOS?

Son chicos bien complicados, cada uno es un mundo y ellos lo que necesitan es que alguien los pueda escuchar. A veces me he sentido muy agotada porque tienes que estar detrás de ellos como si fuese un hijo, aconsejas y escuchas, pero no ves ningún cambio.

En algún momento sentí que me desmoralizó porque sentía que daba mucho de mi y no habían cambios positivos.

Han habido casos de algunos chicos se han perdido y en ese momento me sentí culpable y me preguntaba en que fallé, pero empecé a investigar que es lo que pasaba, si realmente era mi culpa o había algo mas detrás de todo esto. Me di cuenta que la influencia que tienen ellos por parte de los padres es muy fuerte por el mismo hecho que ellos ya están creciendo profesionalmente, entonces los padres sienten que el hijo es una “inversión” y que una vez que ellos terminen esa inversión la tienen que “rembolsar” tanto económicamente como en responsabilidad para con los suyos. Y al haber tanta presión, empiezan a fallar.

 

¿QUÉ ESPERAS LOGRAR AHÍ?

Irme tranquila, habiendo salido 4 promociones de egresados, recién vamos en la 2da promoción. Que me digan “que bien formados han sido” como me dijo una sicóloga que entrevisto a 4 alumnos que postularon a unas becas en España. Los 4 eran extraordinarios y todos tenían muy claro que su carrera era la cocina.

¿QUE FALTA EN LA GASTRONOMÍA DEL PERU?

Desde mi perspectiva de formación, falta escuchar a la gente. Siempre tuve esa duda de porque los últimos ciclos se van “odiando” tu “alma mater”, cuando debería ser al revés; y preguntando y conversando con algunos alumnos me explicaron de que era porque nunca los escuchaban como alumnos, nunca les dieron la oportunidad de sentarse y saber que pasaba y cuando ellos reclamaban nunca les creían.

La formación no es un negocio, porque si quieres sentirte orgullosa de lo que estas sembrando, siémbralo bien, riégalo bien, quiérelo.

Debería existir un área de psicología para los alumnos en donde puedan reunirse y ver si los profesores dictan bien sus clases, si son puntuales, hacer un balance.

¿QUÉ ES MISTURA?

Es lo máximo, me encanta. Es adrenalina, es orgullo. Es un conjunto de sentimientos. Para mi es la felicidad. Es agobiante, pero la satisfacción es algo del corazón, es un compartir con tanta gente.

¿QUÉ VIENE MAS ADELANTE?

Ya quiero ver otras cosas, ya me siento en rutina porque en Pachacutec es el día a día. Ya quiero sentir esa adrenalina por otra cosa.

En un momento dado pensé ver algo de un restaurante aunque no es mi fuerte, pero Gastón me dijo que tenía otros planes para mí.

Hay uno que esta esperándome, no quiero decir que se trata aún, pero es algo diferente.

¿CÓMO TE ANIMASTE POR EL NEGOCIO PROPIO?

El hostal de Punta Negra es de Jimmy (su esposo), ya lo tenia cuando lo conocí, solo que ahora me he vuelto mas como la administradora. En cambio el es un muy buen anfitrión, te puede hacer una jarra de jugo y te lo llevaba hasta tu cuarto, lo que pasa es que a él le encanta la playa y el mar, a veces en invierno me decía “vamos aunque sea a la costa verde a ver el mar” y ya se quedaba tranquilo.

En una época nos dedicamos a hacer chorizos artesanales. Todo comienza porque Jimmy se dedica a la compra y venta de autos y en Argentina hay una fábrica que te venden los repuestos para carros de carrera y es lo mas cerca en Latinoamérica donde puedes conseguirlos.

Como tenían que preparar algunos repuestos y tomaría algunos días, aprovechó para ir a Mendoza y buscó una persona que elabore embutidos de manera artesanal. Encontró a un señor mayor que le enseñó todos los truco y que incluso le vendió una maquina para hacer embutidos.

A raíz de esto comenzamos a venderlos en la playa, porque en Punta Negra solo consigues algunos que no son de tan buena calidad y de marcas totalmente desconocidas, por ello optamos por hacerlo todos los veranos y hasta teníamos pedidos de Punta Hermosa y San Bartolo.

Entonces comencé a trabajar en este tema de Mistura y Gastón quería un área de algunos productos que eran buenos pero estaban algo olvidados como la salchipapas o una hamburguesa, y de esta lista, poco a poco fui encontrando a las personas que tenían un local y podrían abastecer a Mistura.

No llegamos a encontrar a alguna persona que hiciera unas buenas alitas broaster y unas buenas hamburguesas.

Con Jimmy, ya habíamos hecho pruebas en la playa, y entre conversaciones le propuse tomar la idea de las hamburguesas y me dijo: “ya” (creo que el es mas arriesgado que yo).

Entonces comenzamos a hacer pruebas con diferentes tipos de carne, con el pan, las salsas. Mas todo el proceso de comer hamburguesas.

Así nacen las Hamburgruesas, tienes que probarlas porque son 200 gramos de carne y a toda la gente le gusta porque son caseras, no tienen preservantes.

DESCRIBETE

No podría describirme.