Entre cumpleaños, bodas, aniversarios, misas de difuntos, fiestas patronales y muchas otras celebraciones más, la comida tiene un papel importante; el año nuevo no es la excepción, aunque en realidad terminan siendo fetiches.

COMO AMULETOS…

Todos tenemos alguna costumbre para despedir el año viejo y recibir el año nuevo, hay quienes rezan y se encomiendan a su religión y hay quienes dejan que su destino lo decidan 12 uvas y 12 deseos, un paseo con maletas, la ropa interior de colores, entre muchas divertidas pasadas.

Nunca falta comer lentejas o tenerlas en el bolsillo para abundancia y prosperidad, o hacer preparados con ajos y cebollas como elementos protectores.

Para repeler las fuerzas negativas, algunos escogen 3 manzanas rojas y las colocan muy juntas aunque sin rozarse, en la entrada de la casa para que absorban las malas energías.

O para deshacerse de todo lo malo del año que está por terminar, se debe tomar una copita de anisado con una hoja de laurel de un solo trago.

Según el listado, los mariscos traen felicidad y bienestar; los tallarines, longevidad; las ostras, prosperidad en los negocios; y las habas, arvejas o maníes, aumentan la familia.

En China el arroz simboliza la fertilidad, el dinero y la prosperidad. Además se dice que el pescado trae abundancia.

PARA EL AMOR…

Se suelen hacer menjunjes de avena con pasas y miel de abejas para aliviar las penas del corazón. O se suele tomar jugo de cereza para atraer el amor.

Para conservarlo, la formula es beber champán con un poco de miel y una fresa dentro. Y para atraer al nuevo amor, la excusa es beber sidra dulce de un solo trago antes de sentarse a la mesa.

Si hablamos de casamiento, el ritual es lograr pelar una manzana sin que se rompa la cáscara y se pronostica boda para un siguiente año.

POR EL MUNDO…

Argentina tiene como costumbre abrir la mesa con el tradicional asado argentino y acompañarlo con vittel tonne (plato frío italiano que parte de una salsa de yemas y crema de leche y que suele cubrir laminas de atún) y pavita rellena; y cierra la noche con pan dulce, turrones, frutas secas, mantecol (turrón de maní, trigo, sémola, nueces y leche), postres helados; y se brinda con sidra o con algún espumante.

En Italia es imperante tener un platillo con lentejas para recibir el año nuevo, como símbolo de fortuna y buen augurio.

En México no dejan el clásico pavo, pero complementan con Pozole Rojo o Verde (Pollo o Puerco), Romeritos, Lomo, Bacalao, Pierna y Ensalada de Manzana. Por el norte, el cabrito es la estrella y la carne asada o el pastel de carne lo acompañan.

En Republica Dominicana reciben el año con cervezas, vinos, sidras y espumantes. Los platos son los mas tradicionales de su cocina como el pollo asado con telera o pasteles en hojas.

En el Perú, hay quienes optan por una pierna de cerdo al horno, pavo o pollo con arroces y puré. Acompañan tamales, chicharrones y compotas. Y nunca falta el panteón y el incomprensible chocolate caliente comenzando un fuerte verano.

Un espumante para brindar y mucho pisco para celebrar.

Sea cual sea la manera que reciba el año nuevo, todos encuentran la forma de olvidar los problemas y crisis del año que termina; y recordar los mejores momentos vividos, para dar paso a una nueva aventura en un nuevo año.

 ¡¡¡¡¡¡FELIZ AÑO 2012!!!!!!