Esta más que sabido que los peruanos de nacimiento y los peruanos de corazón, nos sentimos orgullosos de llevar bajo el brazo un “menú de presentación” de por lo menos 490 platos típicos alcanzando a Francia, China e India, pero sin nada que envidiarle y con mucho que ofrecer.

Es nuestro calido y codiciado paladar el que consigue sobresalir de entre tanto talento culinario mundial, y es la búsqueda por reconfortar a quienes acuden a nuestras mesas, lo que nos lleva a plasmar todo el cariño en lo que hacemos, con más razón, en lo que cocinamos y comemos.

Es tan fuerte nuestro culto por la comida que hasta Google lanza una lista de las búsquedas mas frecuentes en este año teniendo al pisco sour como primer lugar, siguiéndole las búsquedas: el lomo saltado, la crema volteada, la carapulcra y el chilcano de pisco.

O tenemos fechas como el 7 de abril para el Pisco, el 8 de julio para la pachamanca, el 26 de marzo para el ceviche y el 7 de setiembre para el Pisco sour.

Hay mas de 2011 razones por las que este año que acaba se convirtió en uno de los mejores para el Perú y para los peruanos como comensales.

La cocina peruana comenzó el año siendo la “vedette” de Madrid Fusión, la cumbre  gastronómica más grande e importante en el orbe culinario. Y aunque no es la primera (ni será la ultima) vez que Perú va como único representante de Sudamérica, los sabores y la variedad remueven a grandes críticos e inmutables chefs del mundo.

Aprovechando el Año Interamericano de la Cultura, en marzo de este año, la Organización de Estados Americanos (OEA), tuvo el placer de otorgarnos la distinción de Patrimonio Cultural de las Americas para el Mundo, por nuestra gastronomía, y gracias a ella también, somos el primer país sudamericano en recibir dicho premio.

Setiembre fue el mes de la Mistura. Es la primera feria que rinde culto a la comida peruana, y la única que mueve masas de una manera increíble, tal es su fuerza que desde el extranjero atrae almas ávidas de buena sazón y variedad. Aun 10 días no son suficientes para esta gigantesca celebración.

Fueron 361.000 personas que dejaron de hacer lo rutinario y se aventuraron por las caóticas calles del centro de Lima. Si lanzamos números, fueron 211.000 personas más que en su edición anterior (2010), y en el 2012 se espera 1 millón de personas. ¿Quién dijo que en el Perú no somos ambiciosos?

Japón como país invitado, tuvo notable protagonismo entre las conferencias y entre sus comidas.

Invitados como Ferran Adria, que por primera vez visitaba el Perú, quedaron maravillados por la biodiversidad, la variedad, los sabores, el movimiento culinario y por sobre todo, el apego del peruano por su gastronomía. Jimmy Wales, el creador de Wikipedia (enciclopedia en línea) también quedo maravillado y asombrado por nuestra sazón.

Para noviembre, la UNESCO declara que la gastronomía peruana se ha vuelto una tendencia culinaria y por ello lo proclama como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Y en la feria de San Sebastián Gastronomika – Euskadi Saboréala, Perú fue invitado especial junto con Brasil y México, y presentado como “gastronomías evolutivas, emergentes y diversas”.

 

Solo queda mencionar que es muy probable que este año el sector gastronómico en el Perú, cierre sus actividades con S/.45 mil millones de soles y con 66 mil restaurantes repartidos en todo el país.

En el Perú, a diferencia de otros países, no hay crítico gastronómico que nos diga qué comer y en donde hacerlo. Nosotros con nuestro exigente y hasta quisquilloso paladar, buscamos con nostalgia los sabores de antaño, llevamos adelante la revolución de nuestra cocina.

La Gastronomía Peruana sigue y seguirá creciendo y con ella, el resto del país.