¡AL INFINITO Y MAS ALLÁ!


Me topé con un video hace unos días que me hizo despertar la curiosidad nuevamente, y es que ¿alguna vez se han preguntado qué y cómo comen los astronautas en el espacio? ¿cómo comen?.

360204

UN POCO DE HISTORIA

Fue en abril de 1961 cuando Yuri Gagarin, astronauta ruso, se convierte en la primera persona en viajar al espacio, mas no en probar alimento alguno en órbita. Pasaron tan solo 4 meses luego de este viaje para que Gherman Titov, también ruso, tuviera la primera experiencia con alimentos en órbita y sin gravedad.

Con el paso de los años se comenzó a experimentar con todo tipo de posibilidades para la alimentación de los astronautas durante su estadía en el espacio. Los viajes antiguamente podían durar desde una hora y media hasta un día como máximo y las comidas eran servidas antes del vuelo; actualmente se ven extendidos a un mínimo de 6 meses hasta años, por lo que se requiere que los alimentos duren en buen estado y le proporcionen los nutrientes y energía necesarios para realizar un buen trabajo, cabe recordar que una buena comida, hace a cualquiera más feliz.

En un principio, las comidas de los astronautas estadounidenses, eran colocadas en tubos de aluminio muy similares a las de pastas dentales y en una especia de cubos compactados y en paquetes sellados para no generar migas. Se buscaba que aportaran gran cantidad de nutrientes, energía y demás, en raciones pequeñas para reducir el espacio y el peso. Por otro lado, la Unión Soviética desarrolló mejores alimentos en menor tiempo, optando por la comida enlatada.

spacefoodmercury

Poco tiempo después, los tubos de aluminio fueron cambiados porque en algunas ocasiones el mismo tubo pesaba más que el alimento contenido. Los cubos compactados, aunque eran muy ricos en proteínas y lípidos y al ser químicamente preparados a base de gelatina o almidón para que pudiesen suplir las necesidades nutritivas de los astronautas, no eran nada apetecibles y esto provocó que perdieran peso durante el viaje.

Se crearon también una especie de bandejas con orificios específicos en donde se podía calentar los alimentos y los mantenían en un solo lugar y no flotando.

spacefoodskylabtray

¡QUE EXIGENTES!

Para poder obtener buenos resultados y alimentos aptos para el consumo en órbita, son necesarias diferentes técnicas o métodos de conservación como la liofilización o “freeze-dry” en inglés, en donde se consigue deshidratar la comida por medio de una congelación extremadamente rápida y luego eliminando el hielo generado como vapor gracias al calentamiento al vacío. Las carnes, por otro lado, son irradiadas de manera controlada para eliminar cualquier posible bacteria. Y por último, la termo-estabilización en donde se esterilizan los alimentos para que se mantenga en óptimas condiciones durante más tiempo, éste es un método utilizado para la elaboración de las conservas hasta el día de hoy.

spacefoodshuttletray

Lo mínimo necesario que deben cumplir todos los alimentos en microgravedad o gravedad cero, es no producir migas ni gotas por la sencilla razón que al “flotar” los alimentos y las bebidas, pueden ingresar en las fosas nasales, los oídos o los ojos de los astronautas, y además, introducirse en los equipos de la nave o estación espacial y causar daños severos. Por ello, la sal y la pimienta como comúnmente los utilizamos, están descartados de la lista, pero se utilizan de una manera distinta: la sal es diluida en agua y la pimienta en una solución parecida al aceite de cocina.

alimentos-naturales-y-condimentos

El consumo de productos frescos como frutas, solo es posible durante unos pocos días, pues en las estaciones espaciales no se habilitan puntos de refrigeración para su conservación.

Todos los utensilios que necesita un astronauta para comer como tenedores y cucharas son “adheridos” con imanes o velcro, al igual que las tijeras para cortar los empaques.

spacefoodshuttletray

Actualmente las comidas son empacadas en envases flexibles que permiten mantener el alimento por largo tiempo sin ocupar espacio significativo. Para los alimentos que deben ser re-hidratados, se desarrolló un equipo especial y habilitado en cada nave para proporcionarles el agua necesaria para hacerlos comestibles y con la opción de agua caliente. Para los alimentos que deben ser calentados, habilitaron una especie de “maletín” en donde al colocarse estos contenedores de alimentos, les proporciona el calor suficiente para hacer de una comida, un placer casi como en la Tierra.

Incluso los alimentos comerciales y no preparados para la NASA y los viajes tripulados, como la mantequilla de maní o los M&M, la miel de abeja y demás, se suelen re-empacar con envolturas especialmente diseñados para viajar al espacio y así reducir los riesgos que podría generar los cambios en la presión atmosférica. No está permitido ningún alimento envasado en vidrio.

¡UN VIDEO VALE MAS QUE 1000 PALABRAS!

Este es un video que aunque está en inglés y sin subtitulo, vale la pena verlo.

 

Johnson Space Center – Space Food System Lab